Verdad es una persona:

y mientras navegaban Jesús se quedó dormido. De pronto se desató una tormenta sobre el lago, y el agua empezó a meterse en la barca. Los discípulos, al ver el grave peligro que corrían, a gritos despertaron a Jesús: —¡Maestro, Maestro, nos hundimos! Jesús se levantó, y ordenó al viento y a las olas que se calmaran. Y así fue; todo quedó tranquilo. y mientras navegaban Jesús se quedó dormido. De pronto se desató una tormenta sobre el lago, y el agua empezó a meterse en la barca. Los discípulos, al ver el grave peligro que corrían, a gritos despertaron a Jesús: —¡Maestro, Maestro, nos hundimos! Jesús se levantó, y ordenó al viento y a las olas que se calmaran. Y así fue; todo quedó tranquilo.

Lucas 8:23-24

La verdad es una persona, no un concepto. Jesús dijo que era la verdad (Juan 14:6). Eso significa que nunca puedes saber la verdad de tus circunstancias a menos que hayas escuchado por primera vez de Jesús. Los discípulos pensaron que estaban pereciendo en la tormenta. Eran pescadores que conocían el mar y sabían cuál era su condición. Habían permitido que sus circunstancias los convencieran de que la “verdad” era su muerte inminente. Pero estaban equivocados. ¡La verdad estaba dormida en la parte de atrás de su bote!

Como algunos de los discípulos eran pescadores, confiaron en su propia experiencia y sabiduría en lugar de reconocer que solo Jesús sabía la verdad de su situación. A veces, nuestro conocimiento humano en ciertas áreas de la vida puede cegarnos ante nuestra desesperada necesidad de escuchar una palabra de la Verdad.

Cuando Jesús habló, los discípulos vieron la verdadera verdad de su situación. Había absoluta calma. Los discípulos habían visto a Jesús realizar otros milagros, pero aún no habían presenciado su poder sobre la naturaleza en tal dimensión. A menudo somos como los discípulos. Dios puede haber demostrado recientemente su poder para nosotros de una manera poderosa; Es posible que hayamos experimentado muchas victorias espirituales en el pasado. Sin embargo, cuando surge una situación nueva y aterradora, nosotros también, entramos en pánico y decimos: “Señor, sálvame. ¡Estoy pereciendo!“ Dios nos recordará Su provisión, diciendo: "Yo puedo manejar esta situación, y tú conocerás más de Mí por eso”.

¿Te has vuelto temeroso en lugar de fiel? Si es así, prepárate para la reprensión, porque vendrá

 

-Child Of God

Posted in Default Category on December 03 2019 at 02:31 AM

Comments (0)

No login
gif